A la granja escuela? A Banyeres? A Londres? A la sierra de madrid? El destino aun siendo reseñable, siempre para nuestros alumnos tras el viaje acaba siendo lo menos importante y no porque no les suele gustar, ni mucho menos!. Lo que pasa es que tras la vuelta de estos viajes que por lo general duran entre 3 y 5 días, dependiendo de si lo hacen los más pequeños de 1o de primaria o los mayores de 4o de ESO, son tantas las anécdotas, peripecias y vivencias por las que el grupo ha pasado durante estos días que uno definitivamente vuelve cambiado.

Los profesores solemos decir que el grupo es diferente tras retornar del viaje y eso es porque cada uno de nuestros alumnos siempre ha vivido aprovechado al máximo todas esas horas. Sin ninguna duda, el grupo vuelve cambiado porque nuestros alumnos vuelven cambiados. No es raro que gracias al hecho de tener que irse de viaje durante unos días sin tu familia, uno se acostumbre desde bien pequeño a hacerse la maleta, adaptarse a los nuevos entornos, gestionar sus emociones y miedos o simplemente aprender a colocarse por uno mismo las lentillas.

To Top